Pendientes clásicos

Pendientes clásicos

Clásicos, sin duda. Pero no desde un prisma convencional, sino desde la reinterpretación de los orígenes de nuestra cultura. Por reinvención de las formas básicas. Por rendir tributo a la Grecia clásica. Por la forma y el fondo, todos estos pendientes parten de inspiraciones a veces arquitectónicas como un coliseo o un anfiteatro, y otras escultóricas como una columna jónica. Plasmados, eso sí, en el material menos clásico de todos: el plexiglás, que ofrece una gran pureza de color y un nivel alucinante de acabados. No diremos que su hallazgo es una de las mejores contribuciones de papiroga al mundo de los accesorios, pero nos sentimos casi tan felices como cuando Penélope reencontró a Ulises!

Pendientes clásicos papiroga

Clásicos, sin duda. Pero no desde un prisma convencional, sino desde la reinterpretación de los orígenes de nuestra cultura. Por reinvención de las formas básicas. Por rendir tributo a la Grecia clásica. Por la forma y el fondo, todos estos pendientes parten de inspiraciones a veces arquitectónicas como un coliseo o un anfiteatro, y otras escultóricas como una columna jónica. Plasmados, eso sí, en el material menos clásico de todos: el plexiglás, que ofrece una gran pureza de color y un nivel alucinante de acabados. No diremos que su hallazgo es una de las mejores contribuciones de papiroga al mundo de los accesorios, pero nos sentimos casi tan felices como cuando Penélope reencontró a Ulises!

Pendientes clásicos papiroga

Más